Enfadado

El chico no sabía si permanecer en su habitación o escapar.
Se había enfadado mucho con su padre. Pero en medio de aquella rabia desenfrenada, recordó a su amigo Sergio y las discusiones que habían tenido, en algunas ocasiones.
Recordó que nunca había huido y todavía eran grandes amigos. Entonces se calmó, se recostó en la cama y se conectó a instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *